Select Page

DÍA DE LA COCINA CHILENA: UN VINO PARA CADA PREPARACIÓN

DÍA DE LA COCINA CHILENA: UN VINO PARA CADA PREPARACIÓN

Una mezcla de tradición indígena y orígenes españoles, la gastronomía chilena destaca por sus variados sabores, ingredientes y colores.

Desde hace diez años, el 15 de abril fue la fecha determinada para celebrar y reconocer la historia de la gastronomía chilena, por lo que en cada región del país se realizan actividades donde la protagonista es la comida y sus maravillosos platos de ingredientes autóctonos.

Estas preparaciones típicas se maridan muy bien con vino, siempre y cuando sepa cuál escoger según su plato favorito. La Viña Concha y Toro entrega algunas recomendaciones para que la armonía se mantenga en su plato.

Empanadas de pino

Este plato tiene una mezcla de ingredientes bastante particular. En primer lugar, la carne que se mezcla con huevo, especias y pasas, le dan un sabor único que se complementa muy bien con Casillero del Diablo Carmenere, por ser un vino con carácter, de taninos más dulces y, a su vez, una estructura tánica que resiste la carne. El mejor corte de carne de vacuno para preparar una empanada es la Posta Negra, ya que la cebolla queda disfrazada con el jugo de la carne y hace que sea mucho más sabrosa, la carne puede ser picada, molida gruesa o delgada, de preferencia siempre es molida gruesa”, explica Marcelo Muñoz, Muñoz, jefe de local de Doña Carne en Camilo Henríquez. “Cuando es carne picada, se debe sellar bien antes de juntar con la cebolla , porque así queda con más sabor a carne”, agrega.

Humitas

Hay dos formas de comer humitas, por lo tanto, hay dos maneras de acompañarlas. Si se sirven saladas, se marida con un vino más fresco, resistente a la acidez del plato, como por ejemplo, Casillero del Diablo Cabernet Sauvignon, servido a una temperatura de entre 16° y 18°C.

Ahora bien, si prefiere las humitas dulces, entonces el mejor compañero es Trio Merlot, ya que la textura sedosa del Merlot, y la compañía suave y dulce del Carmenere, logran darle armonía al plato.

Charquicán

Su nombre fue dado por el Charqui, la carne deshidratada con la que se prepara este plato. Sin embargo, en la actualidad se prepara con diferentes tipos de carne. Sea cual sea su elección, acompáñelo con un vino de buena estructura como Casillero del Diablo, Gran Reserva Serie Riberas, o Marques de Casa Concha en su variedad Carmenere, que a su vez viene muy bien con los vegetales de esta preparación.

Porotos con riendas

Los porotos con riendas, es una adaptación de un plato que se comía mucho en el campo, donde en vez de acompañarse con tallarines, se hacía con cuero de chancho. Uno de los ingredientes que se ha conservado en esta variante es la longaniza, que debe acompañarse con un vino cuya consistencia sea lo suficientemente fuerte para resistir al embutido. Sin duda, la recomendación es un Casillero del Diablo Merlot o Malbec.

Choripán

El choripán es uno de los imperdibles de la cocina chilena, sobretodo en fiestas patrias. Su ingrediente principal, el chorizo, es una carne muy condimentada, y si además se le agrega pebre o mayo, lo ideal es un vino con algunos toques espaciados como Casillero del Diablo Carmenere.

Pebre con pan amasado

El pebre no es un plato como tal, sino más bien un acompañamiento a las comidas. Tiene una gran combinación de sabores como resultado de la mezcla entre tomate, ají y cilantro. Un Trio Chardonnay viene perfecto porque, junto con el pan, suaviza los sabores.

Cordero al Palo

Un plato tan delicioso como largo de preparar, ya que requiere al menos entre 4 y 6 horas para estar listo. Su sabor es intenso, por lo que se necesita un vino potente que le haga peso como el Marques de Casa Concha Syrah. Igualmente, un Marques Cabernet Sauvignon también es una excelente opción.

Cazuela de vacuno

Cuando un plato tiene caldo, como es el caso de la cazuela de vacuno, lo más recomendable es elegir un tinto ligero que no sobrepase la sopa sino que complemente su sabor, como el Frontera Cabernet Sauvignon o Merlot, que es bien liviano y jugoso. La mejor carne para preparar este plato típico chileno es el osobuco, ya que los cortes con huesos en las cazuelas tienen mucho más sabor que cualquier corte sin él, ya que el colágeno que aporta el hueso a la hora de cocerlo deja un sabor único. En nuestros 36 locales contamos con estos productos para que pueda disfrutar de una rica cazuela”, explica Muñoz, jefe de local de Doña Carne en Camilo Henríquez.

Que se enteren tus amigos!

Comparte esto en las redes sociales