Consejos para impulsar una Pyme y cualquier tipo de empresa, a través de un buen servicio al cliente

Consejos para impulsar una Pyme y cualquier tipo de empresa, a través de un buen servicio al cliente

Reconocer los errores, dar un trato personalizado y pedir opiniones son algunas acciones para poner en el centro a los clientes

Santiago, Chile 29 de mayo de 2019.– Abrir una empresa implica múltiples factores, como invertir tiempo pensando en cómo va a funcionar, quiénes serán los colaboradores y hasta dónde estará alojada. Sin embargo, en este proceso, a veces se pierde de vista al elemento más importante para alcanzar el éxito: los clientes.

Antes, los negocios estaban enfocados en cómo funcionaba la estructura o en desarrollar grandes campañas de marketing, pero ahora las cosas han cambiado. Hoy, la opinión de los clientes tiene más peso que nunca. La recomendación boca a boca puede tener grandes repercusiones en el crecimiento de un proyecto y en especial para las pymes. Por ejemplo sabemos que el 90% de los compradores gastan más si la atención con ellos es excelente. Este es sólo un indicador de por qué es importante repensar la forma en la que ofrecemos un servicio o producto.

“Las cosas han cambiado en las empresas, ahora la clave son los usuarios, pues son los que pueden hacer que crezcas o que te vayas en picada. De hecho, según un estudio, la credibilidad lo es todo para que te recomienden, pues mientras el 55% de las personas ya no confían en las marcas, el 81% dijo confiar en los consejos de amigos y familiares sobre qué consumir”, afirma Carolina Samsing, directora de Marketing de Iberoamérica de HubSpot, la plataforma que ayuda a los negocios a crecer mejor.

Tomando en cuenta lo anterior, HubSpot comparte algunas prácticas para que las personas estén realmente en el centro de una estrategia comercial:

*Llamar la atención con cosas significativas

No hacer perder el tiempo. La gente en la actualidad es más impaciente y si no están satisfechos lo hacen saber a través de medios como redes sociales. Si con la pyme o empresa se ofrece algo, se debe hacer de manera inteligente, que sea realmente valioso, no una cortina de humo que al final no va a ser lo que esperaban.

*El trato es con personas, no con números

Está bien tener bases, algoritmos y contar con perfiles sobre los clientes, pero en esta época época el trato personalizado es sagrado. Los consumidores quieren que las empresa sepan quiénes son, pero sobre todo que la interacción sea cuando, donde y como ellos quieran. Es recomendable trátalos uno a uno.

*Resolver problemas antes que todo

A los usuarios no les importa cómo son los procesos, la estructura o qué cosa están fallando, ellos lo que quieren es que se cumplas la promesa que resolverán sus necesidades. Prepararse para dar soluciones fáciles y rápidas, si un cliente contrata los servicios es para hacer su vida más fácil, no para tener más problemas.

*Pedir opiniones y actuar conforme a ello

Nadie sabe mejor lo que quiere que los propios clientes. Preguntarles, usar cada oportunidad para saber su opinión, pero sobre todo, ¡tomarlas en cuenta! No sirve de nada una retroalimentación si se queda en papel. Es muy importante convertir las sugerencias en acciones.

*Transacciones claras, relaciones largas

Cuando alguien está decidido a comprar algo, el precio pasa a ser una cuestión secundaria; sin embargo, si el tema no es claro, los clientes se pueden ir con la competencia. Las personas no quieren hacer cuentas, quieren que les digas de manera transparente y sencilla lo que tienen que pagar, cuáles son los descuentos, así como tener disponibles métodos fáciles de pago.

*Reconocer errores propios

No poner a los clientes en primer lugar puede traer consecuencias, pero lo relevante es que como empresa o pymes darse cuenta a tiempo, pedir disculpas e intentar enmendar la situación de manera inmediata. En un estudio de HubSpot se encontró que el 98% de las personas están dispuestas a seguir comprando en una marca que enfrenta la situación, se disculpa y resuelve.

“Si tu empresa se concentra en ofrecer soluciones prácticas para las personas, se verán resultados positivos. El compromiso ante todo es con ellos, por lo que cada modificación interna debe funcionar para que la cadena de procesos mejore y eso se refleje en su experiencia. Al final de cuentas, cómo te ve el público influye en cómo te va. No hay que olvidarlo”, concluye Carolina Samsing.  

Que se enteren tus amigos!

Comparte esto en las redes sociales