Seleccionar página

‘Concéntricos’ de Liliana Iturriaga llega al Museo de Bellas Artes en un encuentro de arte cinético con tecnología de video mapping Epson

‘Concéntricos’ de Liliana Iturriaga llega al Museo de Bellas Artes en un encuentro de arte cinético con tecnología de video mapping Epson

Desde el 12 de mayo y hasta el 31 de julio se podrá ver gratuitamente esta exposición que la artista define como “una obra en movimiento”.

Hace poco más de un año, el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA) recibía lo que la propia chilena Liliana Iturriaga, una de las máximas exponentes locales del arte cinético, describe como “la primera parte de Concéntricos”. Desde este 12 de mayo y hasta el 31 de julio, el ala norte del Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago acogerá una versión renovada y actualizada de esta muestra.

En esta ocasión, la creadora especializada en arte cinético sumará nuevas piezas, desde la pintura, pasando por objetos tridimensionales y obras audiovisuales, para indagar en torno al movimiento lineal y la vibración óptica, en correspondencia con la centralidad que da sentido a las formas circulares.

En esta exhibición Iturriaga “se anima a retomar algunos aspectos imprescindibles de la geometría clásica, conviviendo con observaciones y búsquedas anteriores, más espontáneas y liberadas”, explica Patricio M. Zárate curador de Concéntricos que llegará al Bellas Artes con un trabajo que en todo su recorrido utiliza elementos circulares que se van superponiendo, uno sobre otros, y que siempre remiten a un centro. Esta imbricación se repite a lo largo de las 21 piezas que componen la muestra, algunas en tela, mientras que otras son esculturas acrílicas retroiluminadas.

Una de las grandes novedades es la incorporación de Concéntrico en el espacio, “una obra que utiliza videoproyección digital de alta calidad con un software de control cromático junto con elementos de arquitectura sonora y otros dispositivos que le dan interactividad”, explica el director de cine Manuel Basoalto quien, en colaboración con la artista, trabajó en esta obra audiovisual junto a su equipo para crear esta pieza que forma parte de la exposición.

Festín de luz y movimiento
“Me parece fabulosa la incorporación del video mapping, es un festín de luz y movimiento. Con este mecanismo la obra se toma todos los espacios haciendo que la experiencia sea envolvente, que la gente se adentre en la pieza tornándose aún más contemplativa y reflexiva, ya que por medio de una proyección en la pared el público puede entender visualmente su contenido sin necesidad de buscar un texto. Cuando tienes una obra en movimiento le das otra connotación a la exposición, otra manera de expresar el arte cinético, que justamente aborda el movimiento”, explica Iturriaga.

Para la realización de esta pieza se utilizó un videoproyector Epson Pro L1405U de 8.000 ANSI lúmenes con resolución Full HD y emulador de 4K. “Este proyector láser está hecho y diseñado para funcionar 24/7, lo cual lo hace perfecto para exposiciones de muchas horas diarias en un museo. Además, ofrece un muy buen contraste con un gamut de colores muy amplio, algo fundamental al tratarse de una exposición de arte cinético”, señala Luis Valenzuela, Channel Manager VAR de videoproyección de Epson.

“El cinetismo siempre ha tenido un vínculo con la generación del movimiento, a partir de fenómenos ópticos, los artistas cinéticos han estudiado la biología de la percepción y cómo opera frente a ciertos fenómenos. Esta obra quiere ser una experiencia que vaya más allá de ser una mera proyección en el espacio, busca generar otro tipo de reacción, de acuerdo a cómo se van proyectando las diferentes capas y secuencia de colores de la obra”, detalla Manuel Basoalto.

A lo largo de su trayectoria de trabajo, Liliana Iturriaga se ha propuesto hacer una “revisión de las convenciones habituales del arte cinético, extremando sus posibilidades, aceptando incluso la posibilidad de su disolución”, explica Patricio M. Zárate y agrega que “inicialmente el énfasis estuvo en el trazado, el instinto o pulsión primaria del movimiento; después, se convirtió en una línea dirigida pero sinuosa, generando curvaturas a través de modulaciones y movimientos circulares; y en ese transcurso se encontró con la superposición lineal, hasta llegar a la etapa más disruptiva de su obra, la implosión o el colapso gravitacional de las formas”.

“La incorporación de esta videoproyección es un hito de lo que viene en el trabajo de Liliana Iturriaga, ya que pretende hacer una apertura de la línea, a través de la incursión en los medios multimedia. La idea de hacer esta instalación en un espacio amplio es proyectar en tres dimensiones generando relieve, precisamente, un elemento escultórico de lo digital en alta resolución”, finaliza el curador de la exposición.

Que se enteren tus amigos!

Comparte esto en las redes sociales